+info Internacionales

El coronavirus vuelve a asolar a EEUU y preocupa la segunda ola de contagios en Europa

En una impactante admisión a días de las elecciones generales que hizo tambalear a los mercados, el Gobierno del presidente Donald Trump dijo que “no va a controlar la pandemia” de coronavirus, con Estados Unidos sumido en un tercer pico de contagios que bate récords y no para de agravarse.

En la Bolsa de Wall Street, el índice industrial Dow Jones perdió 2,29% en su peor jornada desde comienzos de septiembre y los otros principales indicadores, el Nasdaq (de acciones de empresas tecnológicas) y el S&P 500, retrocedieron 1,64% y 1,86%, respectivamente, según la agencia de noticias AFP.

Operadores bursátiles afirmaron que no registraban señales de posible repunte en lo inmediato, un dato que contrastó con el discurso de campaña que dio Trump en el estado clave de Pensilvania, en el que dijo que la economía ya estaba en un camino de constante recuperación.

En esta última semana antes de las elecciones y con una agenda de ambos candidatos cargada de actos y visitas a los estados más reñidos del país, las cifras tanto epidemiológicas como económicas estarán en el centro de todos los discursos y de las mentes de los votantes.

Datos publicados hoy mostraron que Estados Unidos tuvo una media de más de 68.700 casos diarios de coronavirus la semana pasada, la mayor desde el inicio de la pandemia, con dos días de récords absolutos de más de 83.000 y los contagios en alza en por lo menos unos 35 de los 50 estados del país.

En un contexto de creciente deterioro sanitario, con más de 8,6 millones de casos y de 225.000 muertos a nivel nacional, la sureña ciudad texana de El Paso adoptó las restricciones más severas en vigor en todo Estados Unidos, al decretar desde hoy una cuarentena casi total, con toque de queda incluido, luego de que sus hospitales llegaran al máximo de su capacidad tras números récord de contagios.

El coronavirus vuelve a asolar a los Estados unidosEl coronavirus vuelve a asolar a los Estados unidos
Los temores por la evolución de la crisis coinciden con la última semana antes de las elecciones y con los esfuerzos de Trump de hablar de cualquier otra cosa, temeroso de pasar a la historia como el primer presidente de un solo mandato en 40 años si los comicios se convierten en un referendo sobre su manejo del coronavirus.

Su rival demócrata, Joe Biden, busca que el foco esté puesto precisamente en eso, para poder criticar a Trump por la gestión de la pandemia y presentarse como una opción más segura y estable.

Ante una situación inocultable, el jefe de gabinete de Trump dijo anoche que Estados Unidos “no va a controlar la pandemia” y debe centrarse en “factores de mitigación”, como tratamientos efectivos, mientras espera una vacuna, en línea con los deseos del mandatario de dar vuelta de página y hacer foco en otros temas, según consigna CNN.

De inmediato, Biden aprovechó el comentario de Mark Meadows.

“Fue una constatación honesta de la estrategia del presidente Trump desde el inicio de la crisis: agitar la bandera blanca de la derrota y esperar que, si se lo ignora, el virus se irá. No lo ha hecho y no lo hará”, dijo Biden, meses después de que el mandatario dijera que estaba “en guerra” contra el virus y que era “un presidente de tiempos de guerra”.

Los comentarios tampoco pasaron desapercibidos en Wall Street, donde las pérdidas se aceleraron y el Dow Jones caía 800 puntos, o un 2,8%, a media rueda en Nueva York.

Pese a lo crítico del momento, Trump tiene previsto visitar casi una docena de estados en su última semana de campaña, con actos multitudinarios en los que pocos o nadie usa tapabocas ni hay distanciamiento. Biden visitará seis estados, siempre con actos con pocas personas y protocolos o directamente virtuales.

Las restricciones en El Paso y su condado comenzaron a regir anoche con un toque de queda entre las 22 y las 5 poco después de ser anunciadas en conferencia de prensa.

Autoridades locales dijeron que ya no quedaba ninguna cama libre en los hospitales del condado, ni el los pabellones comunes ni en las unidades de terapia intensiva.

Los casi 700.000 residentes de El Paso no podrán salir de sus casas durante el día salvo para hacer compras o acceder a servicios esenciales, y sólo podrá hacerlo una persona por familia, dijeron las autoridades. Habrá multas de hasta 500 dólares para quienes incumplan.

Hoy, autoridades de salud informaron de un nuevo récord de 1.559 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas en la ciudad de mayoría latina fronteriza con México. El récord previo era del día anterior, con 1.216 infecciones.

La ciudad acumula ya 40.887 casos, la mitad de ellos detectados desde el 30 de agosto, y 576 muertes por el virus.

Ayer, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que se pondrán 50 camas de hospital en el centro de convenciones de El Paso y que otras 50 podrían sumarse si fuera necesario. El Gobierno estatal ya mandó 900 médicos, enfermeros o camilleros a El Paso.

Texas es uno de los estados más golpeados por el tercer gran incremento de casos de coronavirus que sufre Estados Unidos, el país más golpeado por la pandemia, que nunca logró salir de la primera ola de la enfermedad.

Desde el domingo pasado hasta ayer, Estados Unidos registró su mayor promedio de casos diarios en una semana, con 68.767, superando el de 67.293 reportado el 22 de julio, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins (JHU).

Los días con más casos fueron el viernes y el sábado pasados, con más de 83.000, un récord absoluto desde el inicio del brote nacional.

Los casos registrados ayer fueron menos, 60.789, pero se trata de la mayor cifra para un domingo -cuando suelen hacerse menos test- desde el 22 de julio, en pleno segundo pico de infecciones.

Europa

Italia aplica desde este lunes nuevas medidas para “salvar la Navidad” frente a la segunda ola de coronavirus que recorre a Europa, donde más países estudian posibles toques de queda para evitar nuevos confinamientos generales, mientras la enfermedad sigue recrudeciendo y batiendo récords en Estados Unidos.

En las últimas 24 horas el mundo reportó más de 383.200 nuevos enfermos de Covid-19, según la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo, con datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC).

Del total, más de 187.200 corresponden a Europa, mientras 44.400 son de Latinoamérica y el Caribe.

Además, se registraron 4.080 decesos, de los cuales 1.293 pertenecen a Europa y 1.391 se detectaron en América.

El país más afectado por la pandemia, Estados Unidos, contabilizó hoy un descenso en sus cifras diarias, con menos de 60.000 contagios y 331 defunciones, que elevaron los totales a 8,67 millones y 225.500, respectivamente.

En una impactante admisión a días de las elecciones generales que hizo tambalear a los mercados, el Gobierno del presidente Donald Trump dijo que “no va a controlar la pandemia” de coronavirus, con el país sumido en un tercer pico de contagios que bate récords y no para de agravarse, según CNN.

En paralelo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) puso el ojo en el continente europeo, donde la situación podría empeorar si no se toman las medidas correctas frente al aumento de la edad media de personas contagiadas con el virus, que se traslada a un incremento de la tasa de hospitalización.

La médica responsable de enfermedades emergentes y zoonosis de la OMS, Maria Van Kerkhove, comunicó a los países de la región que si no se pone en cuarentena a los contactos de casos positivos de Covid-19, se producirán confinamientos generalizados de la población.

“Los países de toda Europa consiguieron controlar la transmisión del virus en primavera y hasta el verano, por lo que lo pueden volver a hacerlo; podemos evitar los confinamientos si entre todos desempeñamos bien nuestro papel y esto requiere sacrificios individuales”, precisó, citada por la agencia de noticias DPA

En la misma línea se pronunció el director de emergencias de la organización, Michael Ryan, quien resaltó que “es importante que las medidas sean comprendidas por parte de la sociedad”.

Tal es el caso de España, donde la regiones de Asturias y Aragón anunciaron hoy el confinamiento perimetral de todo su territorio ante la propagación de la segunda ola de coronavirus que está azotando a todo el país, una medida que aplica bajo el estado de alarma decretado por el Gobierno central el 25 de octubre.

“No queda otro remedio”, sostuvo el presidente de Aragón, Javier Lambán, sobre el aislamiento que entrará en vigor esta medianoche, con una duración inicial de 15 días, extendible si fuera necesario, según la agencia de noticias Sputnik.

Además, en las últimas horas también el Gobierno vasco anunció que desde mañana a las 6 se sumará a las medidas de confinamiento, como lo notificaron Asturias y Aragón, y que ya regían desde la semana pasada en Navarra y La Rioja, informó el diario El País.

Italia, por su parte, estrenaba hoy nuevas medidas para frenar el coronavirus, en medio de advertencias de dueños de bares y restaurantes de que el límite de horario decretado por el Gobierno del premier Giuseppe Conte podría hacer cerrar 20.000 empresas en todo el país.

Las nuevas medidas, que incluyen una “fuerte recomendación” para que no haya desplazamientos internos, se dan en medio de una importante suba de los casos, que pasaron de un promedio de 2.500 al día en la primera semana de octubre a los 17.012 informados este lunes.

Además, 37.479 personas murieron en Italia desde el inicio de la pandemia, incluidas 141 víctimas anunciadas hoy.

La situación es preocupante también en Francia. Más de la mitad de las camas de terapia intensiva ya están ocupadas por pacientes con coronavirus, y algunos expertos quieren restricciones aun más severas luego de que el país registrara otro alarmante récord de infecciones en un día.

El médico Jean-Francois Delfraissy, quien preside el cuerpo que asesora al Gobierno sobre la pandemia, expresó hoy su sorpresa ante la “brutalidad” de la segunda ola de contagios en el país, que ayer anunció más de 52.000 nuevos casos en las 24 horas previas y, en declaraciones a la radio RTL, se manifestó a favor de extender los toques de queda que alcanzan a las dos terceras partes de la población total.

Francia es uno de los países más golpeados por la pandemia, con más de 1,05 millones de casos y 34.761 muertes por el virus.

El panorama de fuerte alza en los casos se replica en Alemania, donde el partido conservador de la canciller Angela Merkel anunció la postergación de su congreso previsto en diciembre para elegir nuevo presidente, luego de que las autoridades sanitarias reportaran 8.685 nuevas infecciones en la víspera, cifra que duplicó la cantidad informada el lunes pasado.

La buena noticia llegó de Australia, donde el premier Daniel Andrews informó que Melbourne levantará casi por completo su cuarentena mañana a medianoche, luego de cumplir ayer su primer día sin nuevos casos de coronavirus en más de cuatro meses.