La derecha fue la gran perdedora en los comicios del fin de semana y el presidente Sebastián Piñera se enfrenta a un proceso de elaboración de una nueva Carta Magna con menos constituyentes de los que esperaba.

Las elecciones celebradas este sábado y domingo en Chile sellaron una triple derrota para la derechista coalición del presidente Sebastián Piñera, cuyos magros resultados en convencionales constituyentes, alcaldes y gobernadores abrieron un inédito proceso para la elaboración de una nueva Carta Magna, en un año eleccionario que se presenta cuesta arriba para el mandatario.

Con casi el 100% de los votos escrutados, la gran perdedora fue la derecha y sus formaciones Unión Demócrata Independiente (UDI), Renovación Nacional (RN) y Evolución Política (Evopoli), que como coalición “Chile Vamos” perdieron alcaldías emblemáticas, no alcanzaron los constituyentes que esperaban y sólo lograron meter en balotaje a 8 candidatos a gobernadores.

En busca de una nueva Carta Magna
Para sorpresa de buena parte del arco político, el complejo proceso catapultado en octubre de 2019 con el estallido social que exigió terminar con la institucionalidad heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, se desarrollará sin los anclajes, cerrojos y candados que la derecha impuso cuando se negociaron las condiciones para escribir una nueva Constitución.

Esto porque de lograr un tercio de los constituyentes la derecha hubiera podido vetar cualquier iniciativa que se alejara del espíritu de la actual Carta Magna impuesta por el dictador, sin registros electorales ni control ciudadano, texto que buena parte de este sector político reivindica.

Sin embargo, los resultados no fueron los esperados y la coalición logró apenas 37 de los 52 necesarios de un total de 155 que integrarán la Convención Constituyente.

Alegría en las redes
Las redes sociales explotaban anoche, luego de una tensa espera del proceso -por primera vez desarrollado en dos días consecutivos por la pandemia de coronavirus- y en medio de gran incertidumbre por la baja participación que fue del 43,35%, sensiblemente menor a la del plebiscito del 25 de octubre de 2020, donde la concurrencia a las urnas fue del 50,9%.

“#Se abrieron la grandes Alamedas” decía uno de los tantos hashtags que dominaron las tendencias en Twitter anoche en Chile, recordando las últimas palabras de Salvador Allende, pronunciadas el 11 de septiembre de 1973, cuando su Gobierno democrático fue derrocado.

La prensa chilena subraya, sin embargo, que fue todo “el partido del orden”, como se denomina a las dos principales coaliciones que gobernaron el país en la posdictadura (la derechista “Chile Vamos” y la centrista ex Concertación, integrada por socialistas, radicales y democristianos) el que recibió el castigo de los votos.

En un marco de oposición atomizada, de hecho, la coalición “Apruebo”, de la ex Concertación, sumó apenas 25 constituyentes, mientras “Apruebo Dignidad”, que reúne al Frente Amplio, el PC, Revolución Democrática (RD) y otros grupos, sumaron 28 representantes y las listas de independientes se alzaron con 48 bancas convencionales.

Un total de 17 cupos constituyentes se reservaron para pueblos originarios.

La derecha logró escasos votos tanto para constituyentes como para alcaldes y gobernadores regionales. La derecha logró escasos votos tanto para constituyentes como para alcaldes y gobernadores regionales.

Las alcaldías
El oficialismo perdió asimismo alcaldías emblemáticas, como las de Santiago, Maipú y Viña del Mar que tras décadas de hegemonía derechista serán ocupadas por una representante del Partido Comunista y dos de RD. (Revolución Democrática es un partido político chileno, fundado el 7 de enero de 2012 por algunos de los líderes de la movilización estudiantil de 2011)

En Recoleta, Las Condes y Providencia, sus respectivos alcaldes, el comunista Daniel Jadue, y los UDI Joaquín Lavín y Evelyn Matthei -todos anotados para las elecciones presidenciales del próximo noviembre- lograron cómodos resultados que les permitieron ser reelectos o poner a sus delfines en el cargo.

Las gobernaciones
La elección a gobernadores también trajo dolores de cabeza a “Chile Vamos”, completando el triángulo de resultados que complica las futuras aspiraciones electorales de esa fuerza, así como el último tramo del presidente Piñera.

El proceso permite elegir por primera vez en las urnas a los gobernadores regionales de todo el país, un nuevo cargo que reemplaza a los intendentes, quienes, hasta ahora, eran nombrados por el presidente de la República.

Con el 99,89% de las mesas escrutadas, de las 16 gobernaciones regionales en Valparaíso y las sureñas Aysén y Magallanes ya hay tres ganadores que superaron el 40%, mientras en las 13 regiones restantes habrá balotaje.

De las tres gobernaciones ya definidas, la de Valparaíso corresponde al Frente Amplio, Aysén al Partido Socialista y Magallanes al pacto independiente Unidad Constituyente, todas coaliciones opositoras, según resultados publicados en la página web de la comisión electoral.

La ley indica que para estos comicios a gobernadores se proclama ganador a quien tenga 40% o más de los votos (en caso de ser el único) o 50% más uno, y en caso contrario se realiza una segunda vuelta, como ocurrirá en 13 de las 16 regiones chilenas.

En el balotaje que se celebrará el próximo domingo 13 de junio, el oficialismo pudo colocar candidatos en sólo ocho regiones, pero en ninguna tiene asegurado el triunfo.

En la noche del domingo, mientras se iban conociendo las cifras del proceso, Piñera realizó un mea culpa por cadena nacional.

“La ciudadanía nos ha dado un claro y fuerte mensaje al Gobierno y a todas las fuerzas políticas tradicionales. No estamos sintonizando con las demandas y con los anhelos de la ciudadanía”, dijo el mandatario, escoltado por su gabinete.

Aparte del balotaje del 13 de junio, el calendario electoral de los chilenos prevé primarias presidencial y parlamentaria, el 18 de julio; las elecciones presidenciales y parlamentarias, primaria presidencial, parlamentarias y de consejeros regionales, el 21 de noviembre y, de ser necesario, un balotaje presidencial el 19 de diciembre.